A golpe de improvisación, el gobierno municipal ha cambiado la dirección de la calle Oviedo en pleno mes de julio, sin haber probado previamente, en el largo invierno, la solución que pretenden dar al tráfico. Tras meses y años sin hacer nada escudados en la próxima elaboración de un plan de movilidad y accesibilidad, acaban haciendo cambios sin el plan en las manos ni ideas en la cabeza. Tal es la improvisación que las señales verticales y horizontales se contradicen con la nueva ordenación. Un caos en el que hay que destacar que no hace dos meses que se remató la urbanización de la calle Oviedo, con asfalto y marcas viarias nuevas. La previsión del gobierno socialista no va más allá de sesenta días.

Los vecinos de la zona se han puesto en contacto con Izquierda Unida para denunciar que con el cambio se mete más tráfico a la zona peatonal. Todas las calles de la Avenida del Gayo, nos dicen, van hacia El Muelle: San Roque, Oviedo y Ramón Pérez de Ayala, todas meten el tráfico para allí, al área peatonal. Con la nueva ordenación, los vecinos nos explican que tienen que ir a la playa para salir de Luanco, a la punta contraria, con lo que supone el tránsito del verano. Todo el tráfico para dentro y una sola salida en la playa.

Lo fácil hubiera sido consultar a los vecinos, dar voz a los ciudadanos, que saben lo que necesitan. Pero el talante del gobierno prefiere que, como denuncian los afectados, los policías locales digan que si no estás de acuerdo, hagas un escrito.

Déjenos su comentario:

*

Su dirección no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diseñado por: Llistográfica Jaime G. Llistó

CONECTE CON NOSOTROS: