La mayoría absoluta no puede tapar la absoluta inoperancia. La escuelina de Gozón se ha quedado sin zona de juegos exterior, sin empresa que la amplíe, sin seguridad para los pequeños y ahora también sin calefacción. Hace ya tres semanas. Y hasta hoy no han tomado una medida, aunque como era de esperar, no ha sido la adecuada: Han llevado radiadores portátiles sin protectores que eviten quemaduras a los niños. Estamos hablando de una escuela con niños de 0 a 3 años, bebés aún en muchos casos que ya a principio del curso no disponen de calefacción.

El periódico El Faro recoge en su número de noviembre declaraciones de una diputada del PSOE en una visita a Luanco en las que asegura que su partido quiere ampliar y llegar a la gratuidad en el ciclo de 0 a 3. Debería explicárselo a sus compañeros de Gozón, que en lugar de aprovechar el elevado número de niños en el concejo para dar servicios y atraer población, los espantan. Su lucha contra la escuelina no tiene ningún sentido.

Otro caso se ha dado hoy en el concejo, en este caso en el Colegio Rural Agrupado Cabu Peñes, donde tras unos minutos de lluvia, se ha inundado un aula. Las instalaciones que mejor aseguradas deberían estar contra las inclemencias del tiempo, son las más frágiles. Mientras en la alcaldía están secos y calientes, los niños de la escuela rural de Gozón sufren penalidades indignas del año en que vivimos. Y el alcalde y el concejal responsable de Educación, guardan silencio y se esconden.

Déjenos su comentario:

*

Su dirección no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diseñado por: Llistográfica Jaime G. Llistó

CONECTE CON NOSOTROS: