Hay un dicho popular que señala que en política cuatro años no son nada. La mayoría de la gente estaría de acuerdo con esta afirmación, pero en realidad este dicho pierde toda su validez cuando de lo que hablamos es de la política local.

La política local es muy diferente al resto de niveles políticos, y es diferente porque, a nivel local, es donde se está más cerca de los ciudadanos, de sus problemas, de sus necesidades y de sus reclamaciones. Dicho de otro modo, la política local es la política real, la que tiene la obligación de atender a las necesidades de los vecinos, muchas veces caracterizada por la inmediatez y la urgencia. Por eso para IU-EQUO, cuatro años deberían dar para mucho. Es así como entendemos la política local, en definitiva el municipalismo, que aún en contra de la opinión de la mayoría, es importantísimo para realizar un cambio verdadero en nuestra sociedad.

Estos principios nos llevan a considerar que esta legislatura está a punto de convertirse en una oportunidad perdida. Y se trata de una oportunidad perdida debido a dos factores principales que han caracterizado al equipo de gobierno socialista de nuestro ayuntamiento desde el mismo momento de la toma de posesión: la improvisación y la incapacidad. Desde el punto de vista político, IU-EQUO podría dar cantidad de ejemplos que confirman la nula actuación del equipo de gobierno del PSOE, y que tiene punto final de esta legislatura, el intento desesperado del equipo de gobierno de privatizar la gestión del alumbrado público, llegando incluso a buscar a la desesperada el apoyo del Partido Popular.

El discurrir de estos cuatro años que ya se acaban ha demostrado la incapacidad y la improvisación continua del equipo de gobierno del PSOE. Y la muestra de ello la hemos vivido durante las pasadas navidades con la continua difusión día sí y día también de todo lo que va a hacer el equipo de gobierno en los apenas tres meses que quedan de legislatura. No vamos a criticar las inversiones y obras, bienvenidas sean, pues la mayoría son verdaderas necesidades de los gozoniegos. Pero lo que sí criticamos es el proceder del equipo de gobierno socialista durante la legislatura.

Desde el primer presupuesto, hemos visto cómo el equipo de gobierno iba dejando para final de año las inversiones, cosa que ha vuelto a hacer este año. Es interesante conocer que, por ejemplo, el presupuesto del año pasado se aprobó en marzo y, como botón de muestra de la incapacidad del equipo de gobierno, la adjudicación de las obras de mejora del parque del Gayo (parque de Misuri y Herminio), se realizó la semana pasada. Nueve meses para una adjudicación. Esto es solo una muestra, pero podríamos citar muchos casos más. Por ejemplo, el punto limpio, anunciado desde finales del 2015 y aún sin realizar. La cancha de la Vallina, de la que llevamos oyendo “para este año” desde el 2016. La escuela infantil, la cual se prometió a los padres para final del año pasado y ahora será para la primavera. Por no hablar de los incumplimientos del presupuesto del 2016, que pactaron con este grupo, y de otros asuntos que desde nuestro punto de vista eran de vital importancia, como pueden ser la revisión de la tasa del agua, la revisión del PGOU, etc.

La política local es para nosotros la verdadera política, porque en última instancia los vecinos lo que quieren es que los que tenemos la oportunidad de desempeñar un cargo público, es decir, aquellos en los que depositaron su confianza, atendamos sus problemas. Problemas que en la mayoría de los casos no requieren ni grandes decisiones ni grandes debates, sino la acción de quien tiene la capacidad de gobernar. Menos aún las promesas electorales de un gobierno que apenas ha hecho nada en estos cuatro años y ahora a la desesperada, insultando a la inteligencia de los gozoniegos, promete realizarlo todo en apenas tres meses.

Déjenos su comentario:

*

Su dirección no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diseñado por: Llistográfica Jaime G. Llistó

CONECTE CON NOSOTROS: