“Por lo que fueron, somos y por lo que somos, serán”. Esta frase refleja mejor que ninguna otra nuestra identidad, pues nada de lo que en nuestra organización se gestó habría sido posible sin tantas mujeres que nos marcaron tanto y tan bien. En Gozón, no podemos olvidar a nuestra Covadonga, la del Muelle, que tuvo una vida dura, pero entregada a la lucha por un mundo mejor y lo arriesgaba todo celebrando reuniones clandestinas en su casa. Ella y Aurorina (que afrontó una vida de tragedia y sufrimiento) patearon solas todo el concejo en las primeras elecciones democráticas pidiendo el voto con la ilusión de un mundo más libre, justo y democrático.

Peregrina, genio y figura hasta la sepultura, nunca mejor dicho, fue la primera mujer en Gozón en llegar a ser Primer Teniente Alcalde en la República. Sufrió torturas, cárcel y destierro, pero jamás perdió la esperanza de lograr una sociedad mejor. Nada la hizo desilusionarse, siguió con su fortaleza hasta el final de sus días a pesar de convivir en el pueblo con algunos de sus torturadores, que siguieron amenazándola cobardemente hasta su muerte.

Ellas y muchas más son ejemplo de lucha en su vida: Paulina, Joaquina, Maruja, Otilia, María Jesús… Todas nos enseñaron, todas nos marcaron y nos transmitieron lo más valioso: fuerza, honestidad y la necesidad de no desfallecer en la lucha por nuestra dignidad, por la libertad, por la igualdad y por un mundo mejor sin tiranos ni opresores.

Nosotras, las que llegamos después, somos un poco de todo lo que vivimos, de madres hechas a sí mismas en vidas muy duras. De güelas que renunciaron a todo por sacar a los suyos adelante trabajando como cualquier hombre en minas o montes de madera, que fueron parteras, cocineras o sanadoras de almas. De tías que, por ser madres solteras, fueron oprimidas al límite de sus fuerzas, pero dulces como nadie. Y quizás queremos creer que se nos pegó un poco de esa fuerza y esas ganas de cambiar el mundo, quizás un poco de todo nuestro pasado. Pero sobre todo, somos lo que las que nos seguirán tienen que ver: ganas, fortaleza y mucha utopía. Seguimos creyendo en un futuro que no se puede escribir sin nosotras y ese es el legado para nuestras hijas.

Déjenos su comentario:

*

Su dirección no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diseñado por: Llistográfica Jaime G. Llistó

CONECTE CON NOSOTROS: