En una sola noticia en La Nueva España, el alcalde de Gozón ha dado por cerrada definitivamente Alu Ibérica (Alcoa), se ha apropiado de terrenos de Arcelor, ha intentado enfrentar a dos parroquias de su concejo y ha hecho público que ha incumplido un acuerdo plenario, votado de forma unánime (por él y su grupo incluidos). Todo un récord.

Jorge Suárez propone llevar la subestación eléctrica prevista para Cardo a los terrenos de Alu Ibérica, al parecer dando por hecho que la aluminera cierra. ¿Tiene información privilegiada? También propone los terrenos de Arcelor en Avilés, empresa y concejo en los que nada tiene que decir el alcalde de Gozón.
Por si fuera poco, Jorge Suárez transforma la reivindicación de los vecinos de Cardo en un pulso con los de la parroquia de Laviana, algo que rechazan los afectados, que han dejado claro desde el principio que es una lucha de todos contra la subestación, no un intento de colar los problemas al de al lado.

Y además incumple el mandato del Pleno, que el 30 de octubre, de forma unánime decidió “rechazar la instalación en nuestro municipio de la subestación”, así como de sus infraestructuras asociadas “por innecesaria desde el punto de vista de la planificación energética e inconveniente y gravemente lesiva desde el punto de vista ambiental”; exigir al gobierno central “la retirada inmediata del proyecto”; presentar una queja ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, que sería “formulada por el Alcalde en representación del Ayuntamiento de Gozón”; y, por último, dar cuenta de los acuerdos citados al Consejo de Gobierno, a la Junta del Principado, a Red Eléctrica y a los ministerios de Industria, Comercio y Turismo y al de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

El alcalde obvia todo lo acordado y propone al Parlamento Europeo “nuevas ubicaciones como los suelos industriales de Arcelor o Alu Ibérica (antigua Alcoa) o el soterramiento de las líneas”. La subestación ya no es innecesaria, como votó el propio alcalde el 30 de septiembre. Y la ubicación en el concejo se admite en “posibles emplazamientos próximos a la zona de Cardo”.

Engaña a vecinos y oposición, incumple los acuerdos del Pleno y mete en líos a empresas que bastante tendrán con lo suyo. Esperemos que dé mejores explicaciones en un segundo capítulo.

Déjenos su comentario:

*

Su dirección no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diseñado por: Llistográfica Jaime G. Llistó

CONECTE CON NOSOTROS: